Cómo funciona la red que brinda asistencia a las víctimas de siniestros viales

Luego de terminada la emergencia, son muchas las cuestiones que empiezan a girar en torno a un siniestro vial recientemente ocurrido. Según la gravedad del hecho se necesita asistencia jurídica y económica, ayuda médica y psicológica, traslados y hospedajes. Si te pasó a vos, o si le pasó a un familiar y querés ayudarlo o tenés que hacerte cargo de la situación, de un tiempo a esta parte tenés dónde acudir: la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV) posee la Línea 149 (opción 2) para ayudar gratuitamente.

Y ha tenido bastante éxito. Según datos compartidos por la ANSV, el 70 % de las llamadas durante el mes de marzo fueron realizadas por familiares de las víctimas. Del total, la asistencia más solicitada fue la atención psicológica, representando un 38 % de las llamadas. “Es muy importante para las familias asistidas poder encontrar una respuesta concreta a algunas de las consecuencias que derivan de un siniestro vial: contar con un traslado sanitario, con una rehabilitación, con el traslado de un féretro en caso de que sea necesario… es de gran apoyo”, dice a LA GACETA Juan Olmos,  director de coordinación interjurisdiccional y normalización normativa de la ANSV.

La Red Federal de Asistencia a Víctimas de Siniestros Viales comenzó a funcionar en 2020 y está pronta a cumplir tres años.

Una idea pionera

“Esto no fue una idea nuestra, sino más bien una propuesta de la Organización Mundial de la Salud (OMS) -explica el funcionario-. Dentro del primer decenio del Plan Mundial para la seguridad vial se establecieron algunos ejes de abordaje sobre el tema, y uno de ellos hace referencia a la necesidad de crear unidades de atención para víctimas. Esto es algo que muchas ONG’s locales pedían. Además, había muchos familiares de víctimas de siniestros que no habían encontrado un canal formal de ayuda cuando lo necesitaron. Con esa base creamos la Red y se volcaron los recursos para ello”.

Nuestro país -indica Olmos- fue uno de los primeros en brindar este tipo de asistencias. “La red ha tenido mucha repercusión; nos han convocado para contar la experiencia en distintos países, como Paraguay, Perú, Colombia y España”, asegura.

El contacto con la línea y la asistencia no tienen costo alguno,  pero para poder utilizar la red debés comunicarte sí o sí luego de que aconteció el hecho; ante una emergencia, debés hablar siempre primero al 911. El servicio se brinda las 24 horas y ofrece, en primera instancia, contención telefónica inmediata y tratamiento psicológico presencial. Además, se da información sobre la obtención de prestaciones sociales, sobre internación o aprobación de prótesis gratuitas, ayuda económica y asistencia juridica de forma inmediata. “El asesoramiento puede durar lo que haga falta; hay gente que se comunica con nosotros por cuestiones menores y algunos casos los venimos llevando hace dos años. No es necesario que haya lesionados ni fallecidos”, advierte.

Concientización

La necesidad de impulsar y difundir con más fuerza la Línea 149 opción 2 fue uno de los temas tratados en la Asamblea Plenaria del comité consultivo de la ANSV, que recientemente se reunió en Buenos Aires. Otra de las cuestiones que se tuvo en cuenta en el evento fue la nueva Ley Nacional de Alcohol Cero al Volante, normativa vigente desde hace algunos años en Tucumán (con la ley provincial 8.848). Lo que pasa es que son dos cuestiones que van de la mano: según datos recientes de la ANSV, la siniestralidad vial es la principal causa de muerte en personas menores de 35 años, y el alcohol es responsable de al menos uno de cuatro incidentes de tránsito graves. La concientización, es clave. “Hemos registrado una baja en la siniestralidad, y eso nos alenta a seguir trabajando. Nos da la pauta de que hay algunas acciones que han tenido un impacto positivo, pero no podemos decir que esto es la panacea; tenemos aún en el país una situación muy grave de siniestralidad, y tenemos que seguir trabajando en muchos aspectos -advierte-; hay una situación particular en las provincias del centro y norte del país: cerca del 70% de los fallecidos en siniestros viales son motociclistas. Estas medidas, como la Ley de Alcohol Cero son necesarias, y va a tener impacto positivo a nivel país, como ya lo tuvo en las provincias en las que se aplicó. Es una medida que en soledad no podría resolver la cuestión de siniestralidad; ninguna acción aislada resuelve todo. Esto tiene que ser una sumatoria de cosas: tiene que haber controles, capacitaciones, prevención y se tiene que seguir aportando legislación”

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *